Techos Fríos

chilled ceiling 2 lrLos sistemas de enfriamiento estáticos (techos fríos) han, sobre los últimos 40 años, demostrado ser capaces de suministrar altos niveles de comodidad al ocupante a costes de operacionalmente reducidos. Frenger diseñaron, suministrar,  y instalaron el sistema de techo frio más grande  del mundo en 1962; el Cuartel General de Shell con una zona de 175,000m2y 27 plantas de altura, situado sobre el rio Támesis en Londres. El edificio fue también el primer edificio completamente sellado de Europa y fue revolucionaria para su época porque este sistema de Techo Frio Frenger uso el agua frio del Rio Támesis para resfriar el edificio. Consiguieron bombeando agua fría de Rio arriba a un cambiador de calor secundario que a su turno, enfría (absorbió el calor de edificio usando Absorción Radiante) el edificio. El agua caliente fue entonces devuelta rio abajo desde el cambiador de calor secundario. Esta instalación sigue en operacionalmente más de 50 años después que es un atentico testamento de la calidad y la capacidad de los productos Frenger.

Desde entones los requisitos del enfriamiento para una oficina típica han aumentado considerablemente; mejoras en el aislamiento, una densidad de ocupantes más elevada y un aumento en la utilización de aparatos electrónicos han ayudado significativamente a este aumento en las cargas térmicas. Fue entonces aparente que  en medio de los 90ª que las capacidades de enfriamiento tradicionales no serian suficientes para cumplir con este aumento en las cargas térmicas y por consecuencia vigas frías con capacidades más elevadas fueron introducidas en la zona de perímetro para deshacerse de las cargas solares producidas en la fachada del edificio.

A pesar de que las baterías serpentinas de aletas siendo capaces de producir un enfriamiento más elevado a un coste más bajo en £/ Watt, los techos radiantes de perímetro sufrirían estéticamente porque las baterías de aletas requirieron perforaciones grandes para permitir que el aire circule (convección) esto también redujo la comodidad de los ocupantes porque esto significo también un aumento en las velocidades del aire.

Frenger vio una oportunidad de coger todos los beneficios de los techos fríos tradicionales por sus capacidades de enfriamiento por método de radiación y crearon un producto ‘hibrido’ que también tuvieron el rendimiento de las vigas pasivas junto a la capacidad de enfriamiento radiante y gracias a esto eran capaces de mantener las mismas estéticas que los techos fríos tradicionales radiantes. Esto resulto también en velocidades del aire radicadas que cumplieron con la normativa Europea ISO 7730 para ‘Las Condiciones de la Comodidad de Aire Interior’. Dado a que las vigas Frenger tienen  una proporción de 35% y 40% ‘Radiante’.